Running, Sudando la camiseta

Primera carrera completada

Como comenté en el anterior post el pasado domingo iba a correr al fin mi primera carrera después de que una rotura de gemelo me impidiese que fuese antes. Y así fue. Primera carrera completada.

Habiendo dejado todo el equipo que iba a utilizar preparado la noche anterior, desperté pronto para tomar un desayuno ligero y dejarle tiempo para que no saliese en mitad de la carrera.

Emocionado y concentrado por llegar a algo que nunca me hubiera planteado ya que correr nunca me ha gustado, allí estaba, con mi dorsal en el pecho camino la Avenida Diagonal de Barcelona. Toda la avenida de punta a punta de Barcelona cortada para todos los corredores inscritos.

Había visto ya ambiente de carreras anteriormente, pero nunca desde el lugar que va a tomar la salida, rodeado de gente calentando, conversando como va a ir la carrera. Aunque iba a ir acompañado en mi primera carrera y por motivos X no pudo ser, solo el ambiente que había allí hacía que me emocionase más. El miedo a una mala pisada y que el gemelo fallase se habían ido de la cabeza.

Confiaba en lo bien que había respondido el gemelo esa semana y las zapatillas que había estado domando los últimos Km amortiguaban perfectamente (Reebok Harmony Road).

Llegado la hora, desde en medio de la Diagonal, con el cielo nublado pero buen clima, suenan por los altavoces que van a comenzar a dar la salida por los diferentes tipos de dorsales que había (que corresponden a los tiempos que suelen tener los corredores para completar esa distancia).

Yo evidentemente estaba en el último bloque, pero no me importaba. Tenía en mente que iba a disfrutar de la carrera, a mi ritmo y como había entrenado, intentando esquivar los 2 primeros Km a la gente más lenta que yo.

Es el turno de nuestro bloque, preparo mi Garmin 235 para ir controlando la velocidad, la distancia, pulsaciones y si, que estoy en la carrera.

Pasas por el arco de salida y empieza el “sudar la camiseta”.

No voy a relatar toda la carrera, pero si puedo decir que estoy muy contento de haberla podido correr. Es una carrera sencilla y otras personas se suelen hacer una carrera cada fin de semana o recorrer más distancia semanalmente.

Hace casi 6 meses no me hubiera imaginado que estaría sobre el asfalto para completar y disfrutar una carrera en un tiempo determinado junto miles de personas después de todo el esfuerzo de levantarse antes de que salga el sol para sudar la camiseta, incluyendo todos los contratiempos de mis gemelos, habiendo cuidado la dieta para que no sufriese tanto mi cuerpo y le costase menos moverse.

Cuando observas lo que eres capaz de conseguir con un poco de esfuerzo la satisfacción es mayor y te anima a continuar para conseguir nuevos objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *