Que calzado comprar para hacer deporte. Jubilando mis ASICS Patriot 8

Después de varios meses y kilometros con ellas ha llegado la hora de jubilar mis ASICS Patriot 8.

Han sido mis primeras ASICS, una oferta que encontré en Internet desde la propia marca y que no podía dejar escapar porque llevaba tiempo queriendo probar esta marca.

Yo no soy experto en zapatillas, pero aunque me han dado muy buen resultado todos estos meses la cosa podría no haber ido bien.

Con el tiempo he ido descubriendo que calzado comprar para hacer deporte por comentarios de amigos con más kilometraje deportivo y artículos o vídeos en Internet, cada zapatilla tiene su cometido y no todas pueden ir bien para todo el mundo.

Cuando nos motivamos para coger nuestras zapatillas y salir al exterior lo último en lo que pensamos posiblemente sea en eso, en nuestras zapatillas. Tal vez si me hubiera informado más al principio a lo mejor no habría cogido esa oferta en Internet y habría investigado un poco más que zapatillas comprarme a sabiendas que tenía que comprarme unas.

Que vuelvo a repetir, las zapatillas que jubilo me han dado muy buen resultado, pero en las siguientes que compré me miré con mucho más detenimiento sus características para el terreno en el cual las iba a utilizar.

Aquí os dejo un vídeo que encontré hace poco con consejos para seleccionar unas zapatillas de running, pero que pueden servirnos igual para escoger otro tipo de zapatillas para nuestro deporte.


Una vez visto el vídeo, recomiendo también a título personal mirar bien que zapatillas son las correctas para cada uno y leer opiniones de otros usuarios antes de tirar el dinero, ya que ciertas partes de nuestro cuerpo nos agradecerán la comodidad en los pies cada vez que salgamos a sudar la camiseta.

 

Como empezar a entrenar y coger forma

Antes de nada, aclarar que no soy un profesional del deporte, o al menos lo dejé de ser hace muchísimos años después de una grave lesión de rodilla, en la que entrenaba casi a diario.
Todos mis posts han de ser tomados como orientativos y tener en cuenta la edad y facultades físicas de cada persona a la hora de volver a hacer deporte.

La primera cosa que piensas cuando decides lanzarte a hacer deporte o ponerte en forma posiblemente sea como empezar a entrenar. Tal vez la primera idea que se te viene a la cabeza sea ponerte el chandal y salir a correr como un descosido o ponerte a buscar por Internet miles de planes de profesionales del deporte para empezar desde el primer momento.

Desde que me plantee empezar a ponerme en forma tuve que tener en cuenta el gemelo que me había roto y que aún estaba recuperando.

Mi plan inicial teniendo en cuenta que vivo en una gran ciudad, fue buscarme una ruta con el menor número de semáforos que me interrumpiese el ritmo y por otro lado que tuvese poca distracciones.

La mejor opción para planificar una ruta sea en fin de semana, ya que es cuando menos estresados estamos y la mayoría tenemos más tiempo libre.

Llegado el fin de semana decido buscar una zona concreta de Barcelona que no me queda muy lejos de casa y que me ayudará a sumar kilómetros para nuestra meta.

Es una ruta que alguna vez ya la he hecho por el simple hecho de pasear con alguien, pero esta vez la convertiré en mi ruta habitual para empezar a ponerme en forma. Incluye escaleras, subidas y bajadas y ya puestos buenas vistas de Barcelona, lo cual es siempre agradable. 🌆

La misión principal es esa, establecer cual va a ser la ruta que vamos a realizar y ver cuantos kilómetros suma. En esta salida inicial nos olvidaremos del tiempo que tardemos y otras cuestiones. Nos pondremos nuestro chandal o ropa cómoda, nuestras zapatillas, la mochila a la espalda con nuestro botellín de agua, las llaves de casa (y si se tiene un podómetro para controlar la distancia mejor que mejor). 🏃

En mi caso personal, caminar rápido nunca ha sido un problema, siempre he sido alguien de tener buena resistencia caminando, así que esta vez al menos a título personal la velocidad sería a ser posible un poco más rápida de lo habitual. Pero si uno no está en forma como era mi caso, a las primeras escaleras que uno se encuentra ya está con la lengua fuera, pero aquí no hay que rendirse, ya que nos hemos propuesto seguir adelante.

Lo recomendable inicialmente seria recorrer un mínimo de unos 10.000 pasos. Aunque puedan parecer una barbaridad si uno es de moverse a todos lados esos pasos los hace tranquilamente sin despeinarse. Pero en este caso esos 10.000 pasos mínimos hemos de hacerlos en nuestra ruta sin contar los que haremos el resto del día.

La ruta que me establecí aproximadamente salian entre 11.000 – 12.000 pasos. Así que conseguí encontrar una ruta mínimamente aceptable para conseguir el objetivo de los 10.000. 🏆

Ahora solo nos queda planificarnos en un calendario qué días saldremos a realizar esta ruta dependiendo del tiempo que tengamos. La idea inicial pueden 3 días a la semana por ejemplo e ir incrementando y ser sobre todo constantes. 🙂